10 cosas que he aprendido en 10 años

El año 2010 terminó y con él la primera década del siglo XXI, para mi es la primera que recuerdo de principio a fin (de hecho es apenas la segunda que he vivido completa), y al iniciar este nuevo año quiero hacer un recuento de las 10 cosas que he aprendido en cada uno de los años de esta década.

Algunas cosas pueden parecer más importantes que otras, pero en verdad todas han marcado mi vida de alguna manera.

Año 2001: La Universidad

Aunque ingresé a la universidad en el 2000, fue en el 2001 cuando terminé mi primer semestre y sufrí por primera vez por quedarme en una materia, hasta ese día jamás me había quedado ni siquiera en un supletorio y fue el año en que aprendí que significa ser responsable por mi mismo.

La universidad fue una experiencia diferente donde nadie me exigía ir a clase ni hacer los deberes, de mi dependía ser o no responsable y pasar cada materia. En este año vi a muchas personas descubrir que la ingeniería no era lo suyo y todos mis compañeros de colegio que entraron a la universidad conmigo se fueron a otros lugares. En ese año hice nuevos amigos y descubrí que la universidad no era tan mala como me habían dicho.

Año 2002: Anime

Para nadie que me conozca es un secreto que me encantan los dibujos animados japoneses y aunque me gustaban desde el colegio fue apenas en mi primer año en la universidad que aprendí del término. Sin embargo, fue apenas en 2002 cuando me interesé de verdad en conocer todo lo que tiene que ver con el anime.

En este año hice todo lo que estuvo a mi alcance para ver anime; fui a cuanta función había, leí todo lo que se me cruzaba e intentaba conseguir todo el anime que podía. Durante este año vi 3 de las series que más me han gustado en toda mi vida, una de ellas fue una serie para niñas (eso definitivamente marcó mis gustos a futuro).

El anime definitivamente me ha definido y desde 2002 cambió mi vida por completo, después de todo por algo este blog se llama como se llama.

Año 2003: Magic The Gathering

Una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida fue sin duda aprender a jugar este juego de cartas para niños y desde que aprendí a jugarlo no me arrepiento ni un solo día (y eso que en más de una ocasión quise abandonar el juego).

En este pequeño vicio he puesto más dinero del que quisiera contar y mucho menos del que he podido gastar (gracias a Dios) y he conocido a gente sumamente interesante que no habría podido conocer de otra manera.

Para mi Magic The Gathering es más que un juego, más que unos cartones impresos y más que un grupo de gente rara que se reúne cada semana para jugar con cartas plastificadas. Desde que lo juego he aprendido de disciplina, auto-control, perseverancia, estrategia y amistad.

Año 2004: Japonés

Luego meterse de cabeza en el anime el siguiente paso lógico para un otaku es querer aprender japonés. Aunque la decisión de aprenderlo la tomé en 2003, fue en 2004 cuando la ejecuté por completo.

Kanjis, romanjis, kanas, hiraganas y todo lo relacionado con el idioma fue lo que aprendí en este año. Conocí gente maravillosa y a uno de mis mejores amigos en la actualidad (que además también juega magic, ¿ven un patrón acaso?).

El japonés me enseñó más de lo que yo quería o imaginaba aprender, me enseñó la cultura y las costumbres de la tierra del sol naciente.

Aprender japones me ha abierto los ojos a muchas cosas increibles y me ha hecho enamorarme por completo de Japón  al punto de convertirse en el lugar que quiero conocer más que nada en este mundo.

Año 2005: El mejor de mis mejores amigos

Una frase de dibujo animado que no tenía mucho sentido para mi pues no la entendía muy bien. Para mi el mejor amigo era una y solo una persona y era imposible que varias personas sean «mi mejor amigo», después de todo, solo puede haber un «mejor amigo», ¿verdad?

Hasta 2005 nadie era mi mejor amigo, pues a mi modo de ver nadie se merecía ese título. A muchos de mis amigos los quería y los quiero mucho, pero no podía decir que alguno de ellos fuera mejor amigo que otro, ninguno estaba por encima de los demás ni era mejor que los otros.

Pero ese año fue el año que egresé de la universidad y comencé a hacer mi tesis con mi compañero de toda la carrera (que también juega magic, si yo se, soy la peste jejeje). Durante las largas horas de trabajo conversábamos sobre esta teoría de la amistad y él me contaba cómo tenía muchos mejores amigos, a lo que yo rebatía que no puedes tener muchos solo debes tener uno.

Con el tiempo aprendí que puedes tener muchos mejores amigos, gente que quieres por encima de todo el resto de tus amigos, gente que llegas a considerar familia y gente por la que estarías dispuesto a hacer todo. Pero entre toda esas personas, existe uno que sobresale, un amigo mejor que el resto de tus mejores amigos.

Ese año, por primera vez en 23 años, le otorgué a una persona el título de «El mejor de mis mejores amigos».

Año 2006: Ser una persona productiva

Después de egresar tuve mi primer trabajo de verdad, el cual dejé después de algunos meses, según yo, me sentía explotado, sin retos profesionales y en general no muy reconocido.

En principio trabajé en el local de magic (ven cómo no mentía sobre lo importante del juego) pero no resultó como pensé y lo dejé para pasar tumbado sobre mi cama sin hacer nada.

Al segundo mes de no hacer nada me sentí un parásito profesional y empecé a buscar trabajo.

Ya con trabajo pude apreciar lo bien que se siente ser una persona productiva y generadora de riqueza. Ese año aprendí que no hay nada más hermoso que trabajar.

Año 2007: David DeAngelo

David DeAngelo es un reconocido maestro de citas que enseña a los hombres cómo conseguir más citas y entender mejor la interacción hombre-mujer.

Los libros de este hombre los conocí por casualidad tras hacer click en un artículo sobre cómo entender a las mujeres, cosa que hasta ese momento creía saber en teoría.

Durante 2007 literalmente devoré sus libros y aprendí mucho sobre mi mismo y cómo convertirme en un mejor hombre, un hombre de verdad.

Ese año practiqué muchísimo y fracasé cómo no se imaginan, pero aprendí cosas muy valiosas. Hoy en día continuo practicando, pero creo que he mejorado considerablemente (tendrían que preguntarle a mis amigas).

Año 2008: Robert Kiyosaki

Leí todos los libros de Kiyosaki y aunque muchos chocaron en principio con mis ideas, todos dejaron una huella profunda en mi.

En este año la frase que más me impactó fue: «los ricos no trabajan por dinero».

Junto con la lección de lo importante del trabajo aprendí una nueva forma de ver los negocios, el dinero y la riqueza.

Mis objetivos definitivamente cambiaron, o al menos se reorganizaron, y el camino a seguir se volvió diferente en muchas formas. Sentí que finalmente descubría una forma de hacer lo que me gustaba y que no estaba del todo mal al querer lo que quería.

El camino que elegí no ha sido para nada fácil en estos últimos años, pero gracias a este giro he podido aprender cosas maravillosas.

Año 2009: Internet Marketing

Con todo lo que había aprendido durante la década decidí hacer algo loco y acompañé a dos amigos en la locura de hacer una empresa de Internet. Durante ese año aprendí muchísimo de los grandes del Internet Marketing, de sus estrategias y de sus logros.

Durante ese año me involucré muchísimo en Internet y en sus posibilidades. Ese año decidí que mi fortuna saldría de Internet y que no quiero hacer ninguna otra cosa más que vivir del Internet.

Inicié varios proyectos personales que arruiné miserablemente y de los cuales saqué valiosas lecciones. Fue un año de grandes cambios y muchos experimentos. Fue quizá el año más inestable, económicamente hablando, de toda la década, pero fue uno de los años que más cosas me enseñó.

Año 2010: La Tercera Tribu

El 2010 fue el año en que tomó fuerza el tema de las redes sociales y la comunicación por Internet. Muchas personas intentaron hacerse millonarios vendiendo sueños y castillos en el aire.

En este año se popularizó una nueva clase de grupo que promulgaba por todas partes las bondades del Internet y las redes sociales, pero sin mostrar un verdadero modelo de negocio que convenza a los dueños de las empresas.

Empezó una lucha entre los «gurús» del Internet Marketing quienes vendían soluciones mágicas y los «hippies» de Social Media quienes anunciaban por doquier las bondades de las comunidades.

Yo continuaba aprendiendo todo lo que podía y descubrí un tercer grupo, una Tercera Tribu que utilizaba algunas técnicas de los gurús y las aplicaban eficientemente en las comunidades que los hippies defendían.

Durante 2010 aprendí una nueva forma de hacer Marketing y nuevos modelos de negocio para ser aplicados en Internet. Este mismo blog ha visto varios de esos cambios y experimentos.

En este año encontré varias herramientas y muchos mentores que me guiarán por el camino que he elegido.

Lo que se vine

No puedo ver el futuro, así que no se que es lo que se viene, pero se lo que quiero.

Quiero independencia económica, quiero libertad de tiempo. Quiero enseñar sobre el Internet, quiero ayudar a las personas a entenderlo. Quiero cambiar el mundo, quiero cambiar mi mundo. Quiero viajar a Japón, quiero visitar otros lugares.

A partir de este año elegiré tres palabras que serán mi guía y objetivo. Este año voy a vivir esas palabras y hacer que se conviertan en una realidad.

Comunidad, Ingreso Pasivo y Ayuda son las palabras que he elegido para este año según me lo aconsejó uno de mis mentores.

Este año 2011 será el mejor año de mi vida y todo será gracias a ustedes. Gracias por ser parte de esto y gracias por compartir conmigo todo este tiempo.

Si te gustó, compártelo con alguien más
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp

Artículos relacionados

Pablo (OtakuPahp)

Pablo (OtakuPahp)

Soy desarrollador fullstack experto en WordPress y me encanta aprender constantemente. Padre novato, programador apasionado, consultor tecnológico entre otras cosas más. Siempre me he considerado como alguien creativo con un gran deseo por aprender.

2 respuestas

  1. Hola viejo, encontré este post por casualidad y me doy cuenta de que compartimos muchos intereses en común: Magic, anime, David DeAngelo, Robert Kiyosaki, Internet Marketing. Creo que la diferencia es que tu si te has movido en esos aspectos y yo he procrastinado. Te felicito por esos pasos dados y espero yo poder hacerlo en el tiempo que viene

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna pregunta?