Facebook se ha convertido en parte de nuestras vidas, todos los días lo usamos ya sea para jugar o para comunicarnos con personas en distintas partes del mundo y, se ha vuelto tan popular que hasta mi madre ha oído hablar de él.

Mi madre es una mujer de más de 60 años, toda su vida ha trabajado con teléfonos y su único contacto con una computadora fue unos años antes de jubilarse para almacenar los teléfonos en una hoja de cálculo, al ser una mujer de mediados del siglo XX no está familiarizada con la tecnología, ni le interesa estarlo, pero últimamente ha escuchado de este tal Facebook y sus peligros y como era de esperar llegó un día a preguntarme.

¿Qué es esto del Facebook?

La respuesta fácil y rápida fue «es un sitio de Internet en el que puedes contactarte con otras personas», pero esta respuesta no le convenció mucho así que tuve que profundizar un poco más.

Facebook es lo que se conoce como red social, un lugar en donde muchas personas se registran y socializan entre ellas. Puedes encontrar a tus familiares y descubrir cosas que normalmente no sabrías de la gente que conoces, por ejemplo el último paseo a la playa, el matrimonio de una prima lejana o el nacimiento del primer nieto de tu tía. En Facebook puedes poner las fotos de tu último paseo familiar y compartir con tus amigos videos o enlaces a sitios interesantes.

Esta explicación la dejó algo más complacida aunque todavía tenía sus dudas.

¿Y cómo encuentro gente?

Cuando te registras el mismo sitio te ayuda a buscar entre los contactos de tu cuenta de correo personas que podrían estar registradas para luego invitarlas a ser tus amigos.

Además, una vez que identificas una o dos personas, el sitio sigue recomendando personas que quizá conoces. No solo eso, una vez que una persona acepta tu solicitud de amistad ella misma puede recomendarte otras personas para que sean amigos.

¿Pero, es seguro?

El miedo a la seguridad es algo que los jóvenes hemos perdido pero que los adultos mayores todavía conservan muy arraigado y mi madre quería saber si era seguro poner todos sus datos a vista y paciencia de todo el mundo.

Le expliqué que es posible configurar la información que se desea mostrar y en última instancia puedes llenar solo la información que deseas compartir. Adicionalmente le dije que lo ideal es solo tener amistad con personas que conoces, como tu familia y tus amigos, y publicar solo lo que estás seguro de querer compartir.

Consejos de uso

Después de algunos minutos de conversación acordamos algunos consejos básicos de uso para evitar ser victimas de personas malvadas que quieran hacernos daño con la información que compartimos.

Si tienes algún otro consejo que se le puede dar a los usuarios novatos, dejame un comentario.

Si tus padres o familiares mayores todavía no tienen su cuenta es probable que, al igual que mi madre, ya escucharon sobre Facebook y tengan curiosidad sobre el tema, es el momento ideal para que compartas esta información con ellos.

[Imagen CC de rishibando]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *