Hace algún tiempo encontré un muy buen artículo sobre la «Brecha Geek» (Geek Gap), que es la distancia que existe entre los encargados de Tecnologías de la Información (los cerebritos) y los gerentes (los de traje).
Esta distancia se hace más corta con el tiempo, pero aún son comunes historias como esta:

Un técnico debía instalar un sistema informático en un estudio de abogados y entonces les preguntó qué querían que hiciera exactamente.

Uno le respondió «quiero preguntarle al equipo cuánto me deben los clientes, cuánto facturé y cuánto me queda en el banco».

«De acuerdo» respondió el técnico. «Vamos a instalar software para crear informes financieros todos los días.»

«No, no» dijo el abogado. «Quiero preguntarle yo al equipo.»

«Muy bien. Vamos a configurarlo para que usted escriba una solicitud y reciba exactamente la información que precisa.»

«Usted no comprende» insistió el abogado. «Lo que yo quiero es entrar a la oficina y decir ‘Máquina, ¿cuánto dinero tengo en el banco?’ y que el equipo me responda. Así es como hacen siempre en Viaje a las estrellas.»

¿Es una historia real? ¿Les ha pasado alguna vez? Quizá esta en especial sea un poco exagerada, pero en mi maestría de Gerencia de TI, un día nos reunimos a conversar entre 13 ingenieros en sistemas y las historias eran bastante similares y cómicas.

A continuación les dejo 10 consejos de tecnología, 5 de los cerebritos a los de traje y 5 de los de traje a los cerebritos.

Consejos de los de traje para los cerebritos

1. Aprendan un poco sobre negocios. Inscríbanse en algunos cursos de negocios para principiantes. Al comprender los conceptos que determinan las decisiones ejecutivas y los efectos de las decisiones de TI sobre los resultados generales, los cerebritos se sentirán partícipes del éxito de la empresa.

2. Concéntrense en el proyecto general, no sólo en la tecnología. Los técnicos tienden a quedar fascinados con la tecnología y muchas veces dejan de lado los otros aspectos del trabajo. Las organizaciones ganan mucha fuerza cuando todos conocen el proyecto general.

3. No esperen que los de traje sepan tanto de tecnología como ustedes. Los cerebritos comen, beben y respiran tecnología. Los de traje, no. A veces, los técnicos parecen predicadores evangélicos cuando describen su software preferido. Los de traje sólo quieren que funcione para poder trabajar. Si bien los de traje precisan algunos conocimientos básicos de informática, recuerden que también se concentran en otro grupo completamente diferente de conocimientos para su trabajo.

4. Intenten emplear un lenguaje común y no «la jerga de los cerebritos». Esa terminología puede resultar muy clara para sus colegas, pero no olviden que los de traje no la conocen. Ellos valoran sus opiniones y conocimientos. Es importante que puedan comprender lo que ustedes dicen, por ende, no compliquen las cosas e intenten ser claros y concisos.

5. Participen en más reuniones, no en menos. Puede parece muy sencillo esconderse de las reuniones detrás de los equipos tecnológicos. Pero en las reuniones de negocios suelen surgir problemas y preguntas relacionados con la tecnología, y la opinión de un cerebrito puede marcar la diferencia entre un proyecto exitoso y uno plagado de demoras y plazos incumplidos.

Consejos de los cerebritos para los de traje

1. Aprendan un poco sobre tecnología. Una de las mayores frustraciones para los técnicos es trabajar con gente de negocios que se resiste a aprender lo básico sobre informática. Los de traje no precisan ser expertos en computación, pero es necesario que posean algunos conocimientos esenciales de TI si desean insertarse en el mundo moderno de los negocios. Los de traje que asisten a cursos de informática ganan un mayor conocimiento de la tecnología y lo que se puede hacer o no. Incluso los cursos de programación para principiantes ayudan a comprender mejor el trabajo informático y a respetar más a sus colegas de ese campo.

2. La tecnología siempre debe ser parte del plan comercial. No dejen los aspectos tecnológicos fuera de los proyectos hasta último momento. Hagan participar a los cerebritos en las reuniones de desarrollo comercial desde el comienzo y manténganlos informados durante todas las fases del proyecto. Si se tiene en cuenta la tecnología durante la gestación del proyecto, se simplifican muchos procesos, se ahorra tiempo y dinero, y se incrementan las probabilidades de éxito.

3. Incluyan cierta flexibilidad en los cronogramas y presupuestos. La creación de productos tecnológicos tiene tanto de ingeniería como de arte. Incluyan cierta flexibilidad en el cronograma y presupuesto para que los técnicos tengan posibilidades de crear un buen producto. De lo contrario, es posible que el producto cumpla con el plazo y el presupuesto pero no sea de calidad óptima. Los cerebritos prefieren resolver todos los inconvenientes antes de que se empiece a producir el sistema. Es más sencillo y económico que solucionar las fallas de un sistema ya en uso.

4. Intenten usar lenguaje común, no jerga especializada. Al igual que cualquier profesional, los de traje tienen su propia jerga para facilitar el trabajo. Ya sea que se hable de «incentivar» al comprador, «ganar tracción» con los productos, o «cambiar el paradigma» de la «reestructuración», los cerebritos comprenden el poder del lenguaje. Sin embargo, recuerden que no son ellos a quienes deben convencer. Eviten las charlas motivacionales. A veces, no se trata de un «desafío» o un «obstáculo». Sino simplemente de un problema que debe resolverse, y se trabajará mucho mejor si todos usamos un lenguaje simple.

5. Hablen con nosotros de manera directa. Muchas empresas designan a un empleado como intermediario entre el departamento tecnológico y otras áreas. Los intermediarios son excelentes, pero transformar a esta persona en el único medio para transmitir información es un error y crea demoras. Siéntanse libres de acudir a cualquiera que pueda brindarles la información que precisan.

¿Esto es todo?

Los consejos que se pueden ofrecer en un breve artículo nunca serán la solución definitiva para un problema difícil y arraigado, como la brecha con los cerebritos. No obstante, todo lo que haga para mejorar la comunicación entre los cerebritos y los de traje ayudará a su organización a reducir la brecha y obtener excelentes resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *